La antigua raza shiba inu es la más pequeña de las razas de origen japonés y, aunque en sus comienzos estos ejemplares se empleaban para la caza, en la actualidad los encontramos como perros de compañía en hogares de todo el mundo. Si quieres saber más, sigue leyendo este artículo sobre las características del shiba inu.

Características físicas del shiba inu

Los perros shiba inu son de tamaño pequeño y cuerpo bien equilibrado y musculado. Así mismo, son fuertes y ágiles. El cráneo es ancho, con un stop definido. La trufa es de color negra y la caña nasal recta. El hocico es grueso y de labios cerrados. Su mordida es en tijera.

Los ojos son triangulares y de color café oscuro. Las orejas son pequeñas y de forma triangular. Se disponen erguidas y algo inclinadas hacia adelante. El cuello es grueso y fuerte. El lomo es amplio y firme. El tórax es de pecho profundo y tiene las costillas ligeramente arqueadas. El vientre se presenta algo recogido. La cola es de implantación alta, gruesa y llevada enroscada sobre la grupa o curvada dibujando una hoz. Si cuelga, casi alcanza los corvejones. Las patas están bien desarrolladas.

En cuanto a los pies, se caracterizan por presentar los dedos bien arqueados y juntos. Por su parte, las almohadillas son gruesas. Las uñas se prefiere que sean oscuras. El pelo se presenta en dos capas. La externa es dura y lisa, mientras que la interna es de pelo fino y abundante. Los colores son rojo, negro y fuego y sésamo negro y rojo, siempre con urajiro, que son mechones blancos en cara, pecho, vientre, cola y zona interna de las patas. Por último, su peso oscila entre 10-12 kg. Las hembras suelen ser algo más pequeñas.

Carácter del shiba inu

Son perros que se caracterizan por su lealtad, docilidad y viveza. Con su familia expresan su faceta más cariñosa, mientras que se mantienen reservados y distantes con los extraños. Por otra parte, son testarudos, además de inteligentes y de fuerte personalidad. Están siempre alerta a todo lo que sucede en su entorno. No siempre se relacionan bien con otros perros, ya que tienen tendencia a ser territoriales y posesivos, de forma que defienden sus dominios y recursos incluso recurriendo a la violencia. Son rápidos y ágiles.

Cuidados del shiba inu

Aunque su tamaño es pequeño, no podemos prescindir de proporcionarle una buena educación. Al ser tozudo y obstinado es importante que seamos pacientes y perseverantes en este aspecto para obtener buenos resultados. Por supuesto, la enseñanza tiene que hacerse siempre sin recurrir a la violencia. De esta forma, junto a una buena socialización, prevenimos la aparición de problemas de convivencia.

Por otra parte, no es la raza más adecuada para mantener en un apartamento. Al ser perros muy activos necesitan disponer de un espacio seguro y a prueba de fugas donde ejercitarse, correr y saltar.

Además de esta actividad, debe salir a pasear 2-3 veces al día. De lo contrario, estará nervioso y podría acabar por desarrollar problemas de conducta. Respecto a su manto, hay que cepillarlo varias veces a la semana.

Por último, no olvides el cuidado de su salud. Los profesionales de Clínicas Veterinarias Mivet se encargarán de marcar las revisiones, desparasitaciones y vacunaciones necesarias, así como de implantar el microchip o realizar la castración.