Aunque el galgo español es un perro de caza muy veloz, puede vivir perfectamente como perro de compañía. Se trata de una raza muy antigua con un carácter excepcional para la convivencia en el hogar. Si leyendo para saber más sobre las características del galgo español.

Características físicas del galgo español

Los perros galgos españoles son grandes y de cuerpo compacto y equilibrado. Su conformación física está orientada a la velocidad. Así, la cabeza es alargada y estrecha, el tórax muestra una gran capacidad, el vientre se presenta recogido y la cola es muy larga. En la cabeza destaca su hocico muy alargado y estrecho. El stop está muy poco marcado. La trufa es pequeña y negra. Los labios son finos, tensos y oscuros. Muerden en tijera. Los ojos son pequeños, de forma almendrada y color oscuro.

Destaca su mirada tranquila y dulce. Las orejas son triangulares y de base ancha, donde son más gruesas. Se van afinando hacia la punta. De implantación alta, se disponen semierectas. El cuello es largo, esbelto y fuerte. Las costillas deben ser visibles. La cola es de inserción baja. Cae entre las patas y es fina, sobre todo hacia la punta. Es flexible y su longitud sobrepasa el corvejón. Cae en forma de hoz. Las patas son largas, finas y rectas. Las posteriores están diseñadas para permitir potencia y agilidad en el impulso. Los pies son de liebre, con dedos apretados y almohadillas duras y bien desarrolladas.

El pelo es tupido y puede ser corto y fino, aunque algo más largo en la zona posterior de los muslos, o semilargo y duro, formando barba, bigote, sobrecejas y tupé. Se presenta en una variedad de colores, como negro, canela, blanco o atigrado.

Carácter del galgo español

En generalm son perros que se muestran tímidos e incluso asustadizos, sobre todo con extraños. Son inteligentes, muy sensibles, dulces, dóciles y nada agresivos. De ahí la buena relación que pueden establecer con niños y otros animales. Llama mucho la atención que en el interior del hogar están completamente tranquilos, casi sin moverse de su cama, mientras que, en el exterior, despliegan una gran energía. Parecen dos perros distintos. Por ello, pueden vivir en un apartamento si realizan el suficiente ejercicio.

Cuidados del galgo español

Es muy importante su educación. Si se suelta o escapa y no obedece, dada la velocidad que alcanza y su agilidad, puede ser difícil recuperarlo. Una ayudan a que su timidez no desemboque en miedos excesivos. Por otra parte, para buena educación y una correcta socialización que esté tranquilo en el hogar necesita quemar toda su energía. Es un perro activo al que le conviene ejercitarse suelto y no solo pasear de la correa. Por supuesto, siempre en lugares seguros.

Los paseos no deben ser menos de tres al día. Disfrutará en las excursiones por el campo. A la hora de ponerle un collar se recomienda que sea especial para galgos, que es mucho más ancho que los normales. Su manto tiene un mantenimiento sencillo, pero es un perro sensible al frío y es probable que tengamos que ponerle alguna prenda de abrigo ante condiciones climatológicas adversas. Por último, no olvides sus cuidados veterinarios. Los profesionales de Clínicas Veterinarias Mivet pueden informarte sobre desparasitaciones, vacunaciones y revisiones necesarias para tu galgo español.