Aunque su origen es incierto, se piensa que los perros pug proceden de China, donde siempre se ha apreciado a los canes con hocico chato. A través de las compañías de la India, esta raza llegó a los Países Bajos y fue muy apreciada por la realeza. Posteriormente, viajaron hasta el Reino Unido, de donde procede el linaje que hoy día se conserva.

En este artículo, te contamos cómo es el perro pug, también conocido como carlino o doguillo.

Características físicas del pug

Los perros pug o carlino se caracterizan por su cuerpo corto y compacto, que les da un aspecto regordete y cuadrado. A pesar de ser perros de tamaño pequeño, son bastante musculosos, por lo que pesan entre 6 y 8 kilogramos.

Entre las características de los perros pug destaca su hocico, muy corto y achatado. Sobre él, aparecen unas arrugas muy peculiares que les dan una expresión preocupada. Se debe también a sus ojos, que son muy grandes, oscuros y dulces; así como a sus orejas, pequeñas y caídas.

Otro carácter muy específico de esta raza es su cola, que se enrosca sobre su cadera cuando el animal está en reposo. En cuanto a su pelaje, es bastante corto y liso, con una textura suave y aterciopelada. Puede ser de diversos colores, incluyendo el leonado, el amarillo albaricoque y el gris plata, con el hocico y las orejas negras.

Carácter del pug o carlino

Los perros pug son unos compañeros encantadores, ya que tienen un carácter muy equilibrado. Esto quiere decir que es muy raro que tengan problemas de conducta. Son animales muy sociables y cariñosos, que disfrutan mucho de la compañía humana. Por este motivo, no les gusta estar solos, así que no deben convivir con personas que pasan mucho tiempo fuera de casa.

Aunque son perros bastante vivaces y juguetones, no pueden realizar mucho ejercicio físico, debido a sus características anatómicas. Sin embargo, disfrutan realizando actividades relacionadas con la inteligencia, ya que son perros bastante elocuentes.

Cuidados del carlino o pug

Los perros pug o carlino son animales muy especiales que requieren bastante atención, por lo que debes tener mucho tiempo libre si deseas adoptar uno de ellos. Debido a sus particulares características físicas, tienen poca tolerancia al ejercicio y cierta tendencia a padecer enfermedades respiratorias, como el colapso traqueal. Por ello, aunque son animales bastante activos, deben realizar una actividad física moderada.

Debido a sus limitaciones a la hora de realizar deporte, tienen cierta tendencia al sobrepeso. Por ello, es muy importante que vigilemos la cantidad de comida que toman. También pueden desarrollar enfermedades de la piel debido a las arrugas de su cara. Es muy importante limpiarlas con regularidad, así como cepillar su pelo, que también forma parte de los cuidados básicos del pug.

Por último, como en cualquier raza, los perros pug o carlino deben tener sus vacunas y desparasitaciones en regla. Si vas a adoptar un pug cachorro o adulto o ya convives con uno de ellos, es fundamental que realices visitas periódicas a un veterinario. En las Clínicas Mivet contamos con todo el equipo necesario para cuidar de la salud de tu mejor amigo, de manera que no dudes en buscar la veterinaria Mivet de tu provincia y visítanos.

Bibliografía:

  • Della Maggiore, A. (2014). Tracheal and airway collapse in dogs. Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 44(1), 117-127.
  • Internationale, F. C. (2011). FCI-Standard Nº 253. Pug (Doguillo). Thuin, Belgique: Federation Cynologique Internationale (FCI).