Los perros beagle son muy populares como animales de compañía, pero no siempre ha sido así. Esta raza existe, al menos, desde el siglo XVI. Fue seleccionada en el Reino Unido para cazar en jauría, sobre todo liebres y conejos. Se considera, por tanto, un perro sabueso. A ello se debe su carácter entusiasta y obediente.

En este artículo te contamos cómo son los perros beagle y los cuidados que necesitan.

Características físicas del beagle

Los beagles son perros de pequeño tamaño, con una altura de entre 33 y 40 centímetros. Esto no impide que tengan un cuerpo robusto y un pecho poderoso, así como una apariencia elegante. Se debe, entre otras cosas, a su rabo largo y erecto, que suelen mantener elevado durante su constante rastreo. Esta práctica es posible gracias a su cuello alargado y musculoso, que les permite mantener la nariz pegada al suelo.

La cabeza de los perros beagle también es grande, con un hocico ancho y no muy largo. En ella, destacan sus orejas largas y colgantes, típicas de un sabueso. También impresionan sus ojos pardos de mirada dulce, que le aportan una expresión muy simpática.

En cuanto a su pelaje, corto y denso, suele presentar un patrón tricolor. Pueden tener diversos estampados con manchas grandes de diferentes colores, habitualmente sobre un fondo blanco. Los más comunes son los patrones de negro, blanco y marrón fuego.

Carácter del beagle

En las características del beagle encontramos también las referentes a su carácter. Los perros beagle destacan por su carácter alegre y amable, así como por su temperamento moderado. A diferencia de otros perros, es muy raro que desarrollen conductas agresivas o tímidas. Sin embargo, pueden desarrollar malos hábitos si no se les educa adecuadamente.

Debido a su naturaleza cazadora, son animales muy activos que necesitan hacer mucho ejercicio físico. Además, tienen un gran instinto cazador, por lo que son muy impulsivos y les encanta salir corriendo detrás de presas u objetos en movimiento. Es casi imposible evitarlo, incluso aunque sean muy obedientes en casa.

Cuidados del beagle

El cuidado más importante de los perros beagle es el ejercicio. Son animales que necesitan una gran actividad física, por lo que no son una buena compañía para personas sedentarias. Los beagle deben pasear con frecuencia, dando al menos 2 paseos largos al día. Así, podremos evitar que padezcan obesidad o ansiedad. Además, es fundamental que estimulen su instinto cazador, por lo que disfrutan mucho de las salidas al campo.

Adicionalmente, los beagle necesitan los mismos cuidados que otros perros. Algunos de ellos son el cepillado frecuente del pelo y el baño mensual. Es fundamental para evitar parásitos y otras enfermedades de la piel. También es importante que tengan al día sus vacunas y desparasitaciones.

Como en todas las razas, la endogamia ha hecho que los perros beagle tengan cierta predisposición a sufrir algunas enfermedades, como la sarna, las cataratas y las infecciones de oído. Por ello, es fundamental prevenirlas y vigilarlas realizando visitas periódicas al veterinario. En las Clínicas Veterinarias Mivet, distribuidas por distintas provincias, contamos con excelentes profesionales que estarán encantados de recibir a tu beagle.

Fuentes:

  • Internationale, F. C. (2011). FCI-Standard Nº 161. Beagle. Thuin, Belgique: Federation Cynologique Internationale (FCI).