El husky siberiano es un perro de trabajo especializado en tirar de trineos a través de la nieve. Pero hoy en día podemos encontrarlo en numerosos hogares de cualquier latitud como perro de compañía. El éxito de la convivencia depende del conocimiento que los cuidadores adquieran de las características del husky siberiano.

Características físicas del husky siberiano

Los perros husky son de tamaño mediano y aspecto ligero. El cráneo es mediano, proporcionado y levemente redondeado en la parte superior. El stop está bien marcado. La trufa es negra, hígado o clara, en función de la tonalidad del pelaje. El hocico es mediano y va estrechándose hacia la nariz, con una caña nasal recta. Los labios están bien pigmentados y apretados. La dentadura cierra en tijera. Los ojos son almendrados y oblicuos. Pueden ser uno de cada color.

Las orejas, bien cubiertas de pelo, son gruesas, medianas y triangulares. De implantación alta, las llevan siempre erguidas. El lomo es recto y fuerte. Por su parte, el pecho es profundo. Las costillas se encuentran bien arqueadas. La cola es tupida y bien cubierta de pelo, a modo de cepillo. Recuerda a la de un zorro. Pueden llevarla baja cuando están relajados o enrollada sobre el lomo. Las patas son musculosas. Los pies, sobre unas almohadillas bien mullidas, son ovalados, compactos y están provistos de pelo. El manto es de longitud media y doble capa. La interna es lanosa y densa. La externa está formada por pelos rectos y suaves. En cuanto a su coloración, se admiten todas las tonalidades y patrones. Los husky pesan entre 16 y 28 kg, siendo las hembras algo más pequeñas.

Carácter del husky siberiano

Aunque algo reservados o tímidos, en general, se trata de perros amigables e inteligentes, que mantienen siempre una actitud alerta. Con su familia se mostrarán cariñosos y juguetones. No son agresivos ni suelen pelearse con otros perros. Es más habitual que opten por la indiferencia. Son veloces y resistentes, además de muy activos. Están siempre preparados para el trabajo.

Cuidados del husky siberiano

Se recomiendan cepillados regulares para mantener el manto en buen estado, sobre todo durante la temporada de muda, en la que perderán la capa interna. No conviene cortarles el pelo y solo es adecuado retocar los pelos del bigote o de los pies. Por otra parte, es importante cuidar su alimentación, ya que tienen tendencia a engordar.

Además de una dieta de calidad, para mantenerse en forma es imprescindible que dispongan de espacio y de oportunidades para realizar ejercicio. Es muy importante que quemen toda su energía. De lo contrario podrían surgir problemas de comportamiento. Necesitan paseos largos, pero, también, la posibilidad de correr sueltos y estimulación a nivel mental. Para lograrlo pueden participar en deportes caninos que cumplen este doble objetivo.

En cuanto a la convivencia, es imprescindible proporcionarles una correcta socialización y una buena educación. En cualquier caso, para resolver las dudas sobre la salud o los cuidados del husky siberiano hay que acudir al veterinario. Marca las revisiones, las desparasitaciones, las vacunaciones y la castración en las Clínicas Veterinarias Mivet. Así mismo, se encargarán de implantarle el microchip.