Los perros bóxer fueron seleccionados para trabajar en el mundo de la caza. Su origen se encuentra en una raza extinta, el Bullenbeisser alemán. Los cazadores buscaban un perro especial para sujetar las presas que, previamente, otros perros habían acorralado. Gracias a su fuerte mordida, el bóxer resultó ideal para esta tarea. Hoy día, se utilizan, sobre todo, como animal de compañía debido a sus especiales características. Vamos a verlas.

Características físicas del bóxer

La principal característica de los perros bóxer se encuentra en su cabeza. Es bastante ancha, aunque proporcionada con el cuerpo. En ella destaca su hocico corto y poderoso, con unas mandíbulas muy fuertes y una nariz respingona. Esta nariz, junto a sus orejas pequeñas, sus labios pronunciados y su mirada inteligente, les da un aspecto simpático.

Normalmente, el hocico es de color negro, destacando con el resto de la cabeza. El resto del cuerpo suele ser leonado o atigrado, habitualmente mezclado con tonos blancos. Se trata de un cuerpo corto, pero proporcionado y con una musculatura muy marcada, que los lleva a pesar más de 25 kilogramos. Finaliza en un rabo largo y natural, aunque a menudo se les corta por cuestiones cinegéticas o estéticas.

Carácter del bóxer

En condiciones normales, los perros bóxer son animales muy tranquilos y equilibrados. Se caracterizan por ser muy obedientes, especialmente leales y apegados a sus compañeros humanos. Por ello, son excelentes perros guardianes, que se mantienen siempre alerta y vigilantes.

En casa, son animales alegres y cariñosos, de carácter gracioso y juguetón. Además, son muy fáciles de educar una vez nos hemos ganado su amistad. Es el principal motivo por el que son muy valorados como compañeros de hogar.

Sin embargo, su valentía, temperamento y seguridad en sí mismos les hace ser especialmente desconfiados con los extraños. En ciertas situaciones, pueden ponerse muy nerviosos, llegando a descontrolarse si no sabemos cómo guiarlos. Por este motivo, sus compañeros ideales son personas fuertes y decididas.

Cuidados del bóxer

Si por algo destacan los perros bóxer es por ser animales con mucha energía. Necesitan dar largos paseos, correr y, sobre todo, jugar. Suelen disfrutar mucho de perseguir y recoger juguetes. Con el ejercicio, no solo se consigue ejercitar su musculatura, sino también estimular su agudeza cazadora. Además, evitaremos la obesidad, una enfermedad común en esta raza cuando no realizan suficiente deporte.

Debido a las particularidades de su cabeza, es muy importante limpiarles la cara con frecuencia. De esta manera, eliminaremos las babas que se acumulan en sus labios, así como la suciedad de los pliegues que suelen aparecer en su rostro. También debemos atender a la salud de su piel, así como vacunarlos y desparasitarlos.

Finalmente, como consecuencia de la endogamia propia de las razas, estos animales tienen cierta predisposición a padecer enfermedades congénitas, sobre todo cardiovasculares. Por este motivo, es muy importante que acudan con regularidad a un veterinario. En las Clínicas Veterinarias Mivet podremos darte más información sobre los cuidados de los perros bóxer, así como prevenir sus enfermedades más comunes. Busca la veterinaria Mivet de tu provincia y no dudes en hacernos una visita.

Bibliografía

  • Bussadori, C., Pradelli, D., Borgarelli, M., Chiavegato, D., D’Agnolo, G., Menegazzo, L., … & Quintavalla, C. (2009). Congenital heart disease in boxer dogs: results of 6 years of breed screening. The Veterinary Journal, 181(2), 187-192.
  • Internationale, F. C. (2008). FCI-Standard Nº 144. Labrador retriever. Thuin, Belgique: Federation Cynologique Internationale (FCI).